10 dic. 2011

Bienvenida falsedad.

Y así empieza todo. Las personas fallan y te das cuenta que no se puede confiar en nadie. Me llaman falsa, cuando ellos lo son y lo niegan.
A todo esto me pregunto, ¿tanto les molesta a los demás verme feliz?¿por qué la necesidad de hacerme sentir mal? La verdad me decepcioné tanto de personas que pensé que eran distintas a lo que me demostraron ser.
Hoy me dí cuenta que no puedo confiar en nadie, que estoy sola en esto. No sola, sino sola en el sentido que puedo confiar solamente en mi. Amigos tendré muy pocos, pero los que tengo son de verdad.
Estoy cansada de la gente que te baja el autoestima y te hace sentir que sos una basura que no le importa nada. Me dí cuenta también de que la envidia mata, son celos absurdos, peleas sin sentido; que una amistad de ocho años no sirve para nada. Ignoran todo lo que das solo por boludeses. De a poco se sacan las máscaras y muestran lo que verdaderamente son.
Si miramos el lado positivo de esto, les tendría que agradecer porque me hicieron aprender muchas cosas. Si alguien no puede ser perfecto consigo mismo, menos contigo. Por eso digo y agradezco a todas las personas que me han fallado; por todos los comentarios malos que han hecho de mi; por las personas que ya no están; por las cosas que me hacen mal; y porque tengo muchos motivos y razones para seguir sonriendo y ser feliz, gracias a ellos soy cada día más fuerte.
Dicen que todo lo que empieza acaba, por eso solamente me queda decir bienvenida falsedad.